Última Columna Ed. 555

Por: Francisco Pacheco Beltrán

 Entregan el país

La aprobación de las modificaciones constitucionales realizadas esta semana por los diputados y senadores para permitir la inversión extranjera en la riqueza petrolera, es aberrante, insultante y carente de cualquier sentido social.

La reforma energética está prácticamente aprobada, el PRI tiene mayoría en más de 17 congresos locales, sólo es mero trámite lo que falta para que los grandes corporativos se adueñen de lo que nuestros abuelos rescataron en 1938 con la expropiación.

“En la radio francesa se ha dicho que México ha vendido sus recursos naturales (PETROLEO, con la reforma energética a los ESTADOS UNIDOS DE NORTE AMERICA, que es una lástima que se deje manipular”, nos reportan desde el viejo mundo.

Los diputados federales y senadores del PRI y del PAN que se ostentan como nuestros representantes se han atrevido a tirar al bote de la basura la historia de la defensa de la riqueza nacional.

Lejos de buscar la eficiencia en Pemex, atacando la corrupción que la asfixia y que la obliga a mantener un régimen fiscal agobiante, los legisladores optaron por someterse a los intereses de las trasnacionales que ya se frotan las manos para llevarse lo que es del pueblo mexicano.

Seguramente los legisladores no están enterados de cómo eran tratados los mexicanos cuando las empresas extranjeras tenían nuestro petróleo y en general el régimen porfirista tenía sometidos a los trabajadores del país.

Las huelgas de Cananea y de Río Blanco previas a la revolución mexicana son un claro ejemplo de la explotación laboral que se permitía entre los dueños del capital y la mano de obra mexicana.

Hoy la minería está prácticamente en manos de empresas trasnacionales que con la reforma laboral aprobada el año pasado, dejan en completo estado de indefensión a los trabajadores.

Y lo peor de todo es la manipulación mediática que los aliados del poder público hacen mintiendo sistemáticamente a los mexicanos al afirmar que las cosas serán mejores, seguramente sí, serán mejores para unos cuantos: los que están en el poder.

Los medios masivos de comunicación electrónicos, principalmente la televisión y la radio en manos de dos dueños hacen prácticamente lo que quieren, contando con la complicidad oficial para mentir, engañar y burlarse de la realidad nacional.

Las conquistas laborales y sociales emanadas de la revolución mexicana, traducidas en los sectores del PRI, CTM-obreros; CNC-campesinos y CNOP-clase media se han borrado para dar paso al sometimiento del estado en favor de los grandes corporativos.

La corrupción corroe todas las venas del sistema político nacional, salarios exorbitantes para los políticos y nulas prestaciones para la base social.

Empresarios metidos a políticos y políticos a empresarios hacen negocios al amparo del poder público con la mayor impunidad y protección de las propias instituciones que deberían velar por el interés general y no de unos cuantos.

Tenemos millones de mexicanos en pobreza extrema, casi la mitad de la población según lo reporta el Coneval y un pequeño grupo de políticos y empresarios que son dueños de prácticamente todo.

Millones de mexicanos sin acceso real a la educación, a la salud y a los servicios básicos y unos cuantos dueños de la riqueza obtenida a través del tráfico de influencias y desde las prácticas de corrupción más aberrantes.

México vive una de las peores crisis en su historia, donde la manipulación mediática se ha convertido en uno de los principales instrumentos del poder político para controlar a la población a la que se le hace creer que ser pobre es normal como normal es hacer negocios desde la política.

Escapar de la responsabilidad oficial para dotar de servicios y de atender las demandas sociales ha sido fácil para los gobernantes que se burlan permanentemente de la sociedad, utilizando la presión mediática para mantener a la sociedad en la ignorancia.

Son más fuertes los intereses económicos que la salud pública, hoy el país está envuelto en una crisis de salud con las enfermedades degenerativas, con millones de personas con obesidad y el Estado se somete a las empresas que venden alimentos chatarra y refrescos, principales causantes del problema.

Cada vez son menos los recursos designados para la educación, las universidades públicas no tienen capacidad financiera para recibir a los jóvenes mexicanos propiciando que muchos pasen a las filas del crimen organizado truncando sus aspiraciones futuras.

Lo que hoy se está realizando seguramente tendrá un terrible despertar dentro de algún tiempo cuando el despojo sea total, a menos que el pueblo despierte y ya no siga permitiendo el abuso oficial… lo que se ve muy difícil, al menos por ahora.

Polilla… Que ya está Cuetlaxóchitl en el zócalo… Que Prisci va a esta semana de Toulouse a Madrid y Barcelona… Que ya vienen las posadas… hasta mañana.

 

Comments

comments