Niños huérfanos de Guerrero toman las armas

Foto: José Luis de la Cruz

23-01-2020

 

Niños del municipio de Chilapa, ubicado en Guerrero, tomaron las armas este miércoles para sumarse a los esfuerzos de su comunidad para defenderse de la delincuencia, días después del asesinato de 10 músicos indígenas a manos de un grupo criminal local.

Hartos de la violencia que enfrentan cotidianamente y de la falta de garantías para su seguridad por parte del gobierno, habitantes del poblado en el municipio Chilapa de Alvarez formaron su propia policía comunitaria, a la que sumaron incluso a niños.

“Se están preparando para defender a sus familias. Se están preparando para defender a sus hermanitos”, dijo un hombre que prefirió mantener su nombre en anonimato mientras los nuevos “agentes” daban a algunos medios una demostración del adiestramiento que han recibido.

Los menores armados con escopetas viejas formaban un grupo de varias decenas que se mezclaban con otras tantas de adultos. Algunos niños eran tan jóvenes que las armas les llegaban al hombro estando parados.

Comments

comments

  • Lanzan convocatoria para Jornada Alarconianas 2020

    Taxco.-La Secretaria de Cultura de Guerrero emitió en sus redes sociales la convocatoria dirigida a los grupos y creadores escénicos del pais para participar en el proceso de selección para integrar el programa de los XXXIII Jornadas Alarconianas, que se realizarán del 9 al 16 de mayo en Taxco de Alarcón.

  • Papa Francisco envía bendición para todos los taxqueños

    A nombre de los artesanos taxqueños, junto a una comitiva, el presidente municipal, Marcos Efrén Parra Gómez hizo la entrega al Papa Francisco en la ciudad del Vaticano, de la réplica de la Virgen de Guadalupe hecha en plata, obra del escultor Miguel Sobrino Pérez, misma que fue certificada por el Consejo Regulador de la Plata, que dirige Alfonso Figueroa.

  • LA SALUD TOPA CON LA CORRUPCION DE MUCHOS AÑOS

    De por sí que ir al hospital lleva consigo que nos enfermemos más todavía. Resulta que hay que esperar horas y horas para que nos atiendan, y eso que llegamos a la sala que dice llamarse de urgencias, vamos todos sonsos, agotados y débiles por la enfermedad que padecemos, y hay que esperar a que nos atiendan, esperar y esperar revolviéndonos en el asiento frío y duro que todavía nos pone más enfermos.