EL PLACER DE SER MAESTRO Y ALUMNO

20-05-2019

La opinión de Hugo Figueroa

EL PLACER DE SER MAESTRO Y ALUMNO
Hugo Figueroa Ocampo
Desde la primaria es tratarlos, es tratarnos. Son los maestros y alumnos que nos acompañan durante algunos años de la vida, con los que aprendemos con los libros como “Mis primeras letras”, ese ejemplar que de una manera tan emocionante y divertida, precisamente nos enseñaba a leer y escribir, a conocer el abecedario.
El maestro panchito y la maestra Artemia, comenzaron a enseñarme a sumar y restar, a juntar las letras y formar palabras. En la escuela José de la Borda de Tehuilotepec, aprendí las lecciones entre enormes pinos que daban frescura a los patios donde corríamos y brincábamos de butaca tras butaca en el comedor sin paredes. Un tiempo estuve en veda escolar al ser intervenido quirúrgicamente de mi pierna, pero eso no me amilanó para seguir adelante y no perder el ciclo escolar, estudiar en casa y pasar al siguiente grado.
En quinto año, el profesor Albino me abrió esa mágica ventana a la lectura, a los libros literarios. “Corazón, diario de un niño”, del autor italiano Edmundo de Amicis, me hizo explorar caminos fantasiosos y reales, porque ahí encontré a varios de mis compañeros de escuela, invadidos por las travesuras y la vida cotidiana con la familia. Para poder estudiar la secundaria, caminábamos desde Tehuilotepec hasta Acamixtla. No era un sacrificio, era una aventura de lunes a viernes para recorrer esos paisajes y platicar durante el recorrido con los compañeros de clase o de otras clases.
En aquellas décadas de los setentas y ochentas del siglo pasado, se organizaban grandes festejos del día del maestro y del estudiante con mucha creatividad. Primero nosotros los alumnos nos cooperábamos para, aunque sea invitarles refresco a nuestros profes, y hacer un programa artístico, en donde recitábamos o bailábamos para que ellos se divirtieran. Y el 23 de mayo, día del estudiante, la reciprocidad florecía en nuestros maestros, pues ellos nos contrataban un sonido para bailar, además de que nos presentaban obras de teatro llenas de sabiduría y comicidad, además de invitarnos comida y refrescos.
En el colegio de Bachilleres conocí también a brillantes profesores en todos los campos de las ciencias naturales y sociales. Orlando, Arturo, Armando, Xochitl o Alejandra, eran maestros y maestras que, lo mismo nos inculcaban el conocimiento, que platicaban con nosotros para darnos consejos sobre la vida. El sismo del 19 de septiembre de 1985 nos agarró en plena clase con el profe Arturo en el tercer piso. “Salgan con calma y en orden”, fueron las palabras del maestro. Afortunadamente ese día todo salió bien en la institución, aunque a las pocas horas, por medio de un radio encendido en la casa de la vecina, la que nos vendía las tortas, comenzamos a enterarnos que en la ciudad de México las cosas no estaban nada bien. Los profesores, en los días siguientes al temblor, nos inculcaron el espíritu de solidaridad como humanos y como mexicanos.
Sembramos lechugas en las tierras-jardineras de Bachilleres, crecieron enormes y frondosas, gracias a lo aprendido en la carrera técnica de Fruticultura. A la hora del receso y después de aprobar con 10 esa materia, acompañamos nuestra torta con hojas de lechuga sembradas por nosotros, claro, primero las lavamos debidamente para evitar algún mal estomacal. Las bromas entre amigos y amigas y los amores y desamores se daban por doquier, con sus ingredientes particulares y generales, con sus complicidades y recaderos debidos, como lo fui algunas veces para lograr consolidar alguna relación entre mi compañero y compañera de grupo o de otros grupos.
En fin, maestros y estudiantes forman parte de mi vida, de la vida por las aulas para prender las ciencias, pero también para relacionarnos con otras personas, para jugar y bromear, para charlar. Hoy son otros tiempos, domina el celular y la Tablet, pero en mis tiempos, la relación humana era más cercana, y debo decir que la viví intensamente y la recuerdo con alegría y añoranza. El día del maestro y del estudiante tiene sus ingredientes de alegría, pero también de lucha social y política, asuntos que por hoy no abordaré, porque, sobre todo quise recordar mi vida estudiantil con compañeros y amigos estudiantes y maestros, con los que marqué placenteramente mi vida para siempre. Felices días profesores y alumnos

Comments

comments

  • Sin imagen

    #Violencia – Asesinaron por lo menos a 10 el fin de semana en #Guerrero

    Chilpancingo.- En el segundo fin de semana largo del año, en Guerrero han asesinado a una persona cada tres horas. Del sábado a la mañana de este lunes, o sea en un lapso de 48 horas, la cifra de homicidios en este recuento es de 16 personas en ocho municipios distintos: Tixtla, Acapulco, Taxco, Zihuatanejo, Tecpan, Eduardo Neri, Arcelia e Iguala.

  • #Ciencia – El cambio climático llevará a 17 millones de personas a la migración interna en América Latina

    SANDRO POZZI e  IGNACIO FARIZA

    El País

    El cambio climático, tantas veces relegado a un segundo plano en favor de debates de corto plazo y escaso recorrido, es el gran reto económico y social del siglo XXI. Es una amenaza existencial, como alerta la directora general del Banco Mundial, Kristalina Georgieva: la crecida de los océanos por el derretimiento de los polos, la destrucción por las tormentas o las sequías van a provocar que comunidades enteras se vean forzadas a desplazarse a zonas en las que su supervivencia sea más viable.

  • Sin imagen

    #Opinión – Columna Invitada Ed. 2636

    Tampoco es que los mexicanos tengamos la exclusiva de la trampa o del chanchullo, ¿eh? Sería un poco arrogante atribuirnos tal jerarquía. Porque así como tramposos tramposos pues los hay en cada rincón del mundo, eso que ni qué. Pero digamos que en fechas recientes, los mexicanos estamos sacando nuestros peores trapitos al sol, y una ya no sabe si reír o llorar ante tal descaro de impunidad retorcida que no por ser universal carece de rasgos endémicos.

  • #Turismo – Hoteles y restaurantes los más abusivos: Profeco

    Bernardo Torres/API Chilpancingo, Guerrero.- Hoteles, restaurantes y líneas de autobuses, son los sectores de servicios que más incurren en abusos en contra de turistas, durante puentes y periodos vacacionales, dio a conocer el delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor, Saúl Montúfar Mendoza.