Omisiones y fallas en la investigación del crimen del periodista Francisco Pacheco

Redacción/El Foro de Taxco

El 25 de abril de 2016 el periodista de El Foro de Taxco, Francisco Pacheco Beltrán, fue asesinado a las puertas de su hogar, pero las omisiones y fallas en la investigación para dar con sus asesinos, generó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitiera una recomendación el pasado 4 de enero.

La  recomendación 72/2017 cuestiona, en varias de sus 39 páginas, la omisión de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República (FEADLE), por atraer el caso pero no realizar una indagatoria sobre la labor profesional del periodista.

El organismo defensor de Derechos Humanos en México, argumenta que siendo Francisco Pacheco Beltrán un periodista, en este caso de Taxco Guerrero, debió privilegiarse por parte del personal especializado en delitos contra la Libertad de Expresión, una revisión del contexto en que realizaba su actividad de informar.

“… la FEADLE no tiene planes de investigación efectivos, no agota todas sus líneas de investigación, y no analiza el contexto donde los crímenes tuvieron lugar, especialmente la manera que el poder político y criminal opera a nivel local y otras realidades locales”, citó la CNDH al Relator Especial sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la Recomendación.

La CNDH fue insistente en exponer que los crímenes contra periodistas trasciende a los individuos que hacen suyo el derecho de la Libertad de Expresión e impacta a toda la sociedad en general.

En este caso, la ciudadanía más impactada fue la de Taxco Guerrero, gobernada por el alcalde priísta, Omar Jalil Flores Majul y el gobernador priísta, Héctor Astudillo Flores, lugar donde el periodista de El Foro de Taxco realizaba en mayor medida su actividad profesional y donde fue ejecutado.

“Las agresiones a periodistas, además de constituir una afectación a la esfera jurídica del agraviado, representan una afrenta a la sociedad en su conjunto. El ejercicio del derecho a la libertad de expresión no sólo tiende a la realización personal, sino a la consolidación de una sociedad democrática”, explicó la CNDH.

Por lo que consideró fundamental que se logre determinar la autoría tanto material como intelectual del crimen y se sancione a los responsables, del crimen de Francisco Pacheco Beltrán.

“Ese es el mensaje que espera y debe recibir una sociedad democrática, cuando se silencian de esta manera a sus fuentes de información y se limita así su derecho a la libertad de expresión”, se lee en el documento.

Pero la investigación se torció.

Omisiones y fallas

Un año y 8 meses después, la CNDH enlistó un “rosario de omisiones y fallas” en la recomendación sobre las investigaciones del homicidio de Francisco Pacheco Beltrán, por parte del personal de la FEADLE, al incumplir con diversas diligencias relacionadas con su labor informativa como periodista.

“… fue omiso en ahondar en la actividad informativa realizada por (Francisco Pacheco Beltrán) en la entidad federativa en que ejercía y participaba en diversos medios de comunicación, máxime la trayectoria que tanto a nivel local como estatal mantenía éste”, reportó la CNDH.

La institución defensora de los Derechos Humanos añadió que el escenario en que ocurrió el crimen obligaba a realizar de manera especial e inmediata el acopio, revisión y análisis de la información emitida con relación a su trabajo periodístico que antecedió al hecho delictivo.

Lo anterior para detectar si las noticias que cubría discurrían sobre temas de corrupción, narcotráfico, delincuencia organizada, seguridad pública y asuntos relacionados, como efectivamente ocurría en el caso de nuestro colega Francisco Pacheco.

Pese a que El Foro de Taxco entregó un paquete de las últimas publicaciones de Francisco Pacheco Beltrán a elementos de la Procuraduría General de la República, precisamente con el propósito colaborar con datos que permitieran dar con sus asesinos materiales e intelectuales, de la recomendación se desprende que no hubo tal análisis.

La Comisión agregó que además de las publicaciones debieron analizarse sus instrumentos de trabajo, las entrevistas a compañeros, directivos de medios y demás testigos que pudieran arrojar algún indicio relevante para dar con los responsables.

Su equipo de trabajo también fue puestos a disposición de las autoridades, pero otra vez del documento de la CNDH se da cuenta de una insuficiente investigación.

En este mismo sentido, la CNDH consideró vital haber realizado un mapa de las agresiones a comunicadores en la región; revisar archivos por publicar; haber entrevistado a otros periodistas; y revisar algunas otras publicaciones de otros medios.

Para Derechos Humanos también se debió realizar de manera inmediata una investigación de la red de vínculos, mapeos y el análisis de esa información respecto a los perfiles del periodista Francisco Pacheco en redes sociales de “internet”.

Inclusive, en el texto también se plantea la pertinencia de haber considerado el impacto y las consecuencial del crimen del periodista Francisco Pacheco Beltrán en su entorno, señalado por algunos colegas periodistas, inmediatamente después del crimen, como el más crítico del Presidente Municipal de Taxco.

“Este tipo de delitos tiene el efecto de amedrentar a otros periodistas y ciudadanos en general, al generar el temor de denunciar los atropellos, abusos y actos ilícitos de todo tipo”, se consigna en la recomendación.

La CNDH consideró este tipo de diligencias como indispensables para determinar el origen de la agresión, actuaciones que podrían haberse facilitado con la implementación de protocolos de respuesta inmediata.

“En el presente caso, sin embargo, no advertimos la existencia de un protocolo de actuación rápida que permita a quienes llevan a cabo la investigación de los delitos tener certeza en el actuar que debe desplegarse tan pronto se tenga conocimiento de la agresión a un periodista o comunicador, como es el caso de (Francisco Pacheco Beltrán)”, se expone en el documento firmado por el Presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez.

En síntesis, la CNDH se basó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para agregar que lo que se necesitaba era “una investigación seria, imparcial y efectiva por todos los medios legales disponibles y orientada a la determinación de la verdad y a la persecución, captura, enjuiciamiento y eventual castigo de todos los autores de los hechos…”

Clima de impunidad

Las fallas y omisiones en el caso del periodista Francisco Pacheco Beltrán, dieron pie a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para advertir de fallas sistemáticas de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión, como fue señalado también en su recomendación No. 24.

Para que el lector tenga claro la gravedad de las fallas en la investigación del crimen de Francisco Pacheco, basta advertir que ante el clima de violencia que existe en México en contra de los periodistas, fue creada una Fiscaliza Especializada para investigar estos casos, fiscalía que desdeñó investigar la labor informativa del periodista asesinado.

“Resulta de llamar la atención que la FEADLE, no obstante, de ser una instancia especializada en la investigación de delitos en que se ven involucrados periodistas no realizó con eficiencia la investigación necesaria para esclarecer los hechos, omitiendo una serie de diligencias que eran imprescindibles para contar con elementos para una efectiva procuración de justicia en favor de las víctimas, dejando de observar los principios básicos por los cuales fue creada”, advirtió la CNDH.

Aunque el Ombudsman reconoció algunos esfuerzos de la Fiscalía para atender los crímenes contra periodistas, cuestionó de manera sustancial el actuar de la FEADLE en la recomendación.

“No se trata de tener un área burocrática más en el aparato de procuración de justicia, sino de contar con un grupo de personas con las habilidades necesarias para buscar y procesar la información en el caso de agresiones a periodistas”, fue señalado en la recomendación.

La falta de acuciosidad para seguir una línea de investigación que considere la línea editorial del periodistas, así como la indebida integración, inactividad o el retraso de las tareas de la procuración de justicia propician también la impunidad, alertó la CNDH.

“La omisión de agotar todas las líneas lógicas de investigación o la falta de diligencia en la recolección de pruebas en este sentido, pueden tener graves repercusiones en el desarrollo de los procesos en etapas de acusación o de juicio. No haber agotado en forma completa las líneas lógicas de investigación incide, sobre todo, en que no se pueda identificar a los autores intelectuales”, refirió.

Es por ello que la CNDH advirtió que a la familia de Francisco Pacheco Beltrán fue revictimizada. “… además de sufrir las consecuencias del delito, padecieron por la insuficiencia de la autoridad ministerial durante la integración de las indagatorias de mérito, que violentó el derecho de los familiares de la víctima a conocer la verdad de lo sucedido”.

La CNDH emitió varias recomendaciones que buscan enderezar la investigación, mismas que hizo llegar a Alberto Elías Beltrán, en suplencia del Procurador General de la República.

La PGR tiene 15 días para aceptar o no la recomendación.

En caso de que se niegue a hacerlo, la CNDH podría solicitar al Senado su comparecencia para que exponga los motivos por los que no la aceptó.

 

Comments

comments