Estadísticas a propósito del Día Internacional Para la Prevención del Suicidio

Comunicación Social INEGI. 07-09-2017.

  • En 2015 se registraron 6 285 suicidios, esto representa una tasa de 5.2 fallecidos por cada 100 mil habitantes[1].
  • Por sexo, la tasa de suicidio es de 8.5 por cada 100 mil hombres y de 2.0 por cada 100 mil mujeres.
  • Las entidades federativas que tuvieron mayores tasas de suicidio, por cada 100 000 habitantes, fueron Chihuahua (11.4), Aguascalientes (9.9), Campeche (9.1) y Quintana Roo (9.1).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el suicidio como un problema grave de salud pública, cada año, a nivel mundial, aproximadamente 800 000 personas se quitan la vida. Para el año 2015 se colocó al suicidio como la segunda causa de defunción en el grupo de 15 a 29 años.

Dentro de las causas que lo provocan, se indican diversos factores biológicos, psicológicos, sociales, ambientales y culturales. Entre ellos, destacan “las enfermedades mentales, principalmente la depresión y los trastornos por consumo de alcohol, el abuso de sustancias, la violencia, las sensaciones de pérdida y diversos entornos culturales y sociales”[2].

Otros factores de riesgo que se mencionan son el aislamiento, salud precaria, baja autoestima, desesperanza, sentimientos de rechazo e incapacidad para resolver problemas. Algunas señales de alerta podrían ser antecedentes de daño a sí mismos, o bien avisos del deseo de quitarse la vida[3].

Para hacer frente a la problemática y convocar a la adopción de medidas a nivel mundial, la OMS y la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (AIPS), establecieron el 10 de septiembre como el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Con el propósito de contribuir a esta causa, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), pone a disposición de la sociedad, información estadística actualizada sobre estos hechos, especialmente para el grupo de 15 a 29 años.

 

PANORAMA DEL SUICIDIO ACTUAL EN MÉXICO

En 2015 se registraron[4] 6 285 suicidios, esto representa una tasa de 5.2 fallecidos por lesiones autoinfligidas por cada 100 000 habitantes, la cual no varió con respecto al año anterior.

Las entidades federativas que en 2015 tuvieron mayores tasas de suicidio por cada 100 000 habitantes, fueron Chihuahua (11.4), Aguascalientes (9.9), Campeche (9.1) y Quintana Roo (9.1). Por su parte, Guerrero (2.1), Morelos (2.3) y Veracruz de Ignacio de la Llave (3.0), presentaron las tasas más bajas.

Al comparar con las tasas presentadas en 2014, se observa que las entidades federativas que presentaron mayor crecimiento fueron Chihuahua, Zacatecas y Colima, en tanto que la Ciudad de México, Campeche y Veracruz de Ignacio de la Llave presentaron una menor tasa en relación al año anterior.

Las muertes por lesiones autoinfligidas son más comunes en hombres que en mujeres, del total de los fallecidos por esta causa, 80.1% eran hombres y 19.9% mujeres, representando para ellos una tasa de 8.5 por cada 100 000 hombres y de 2.0 por cada 100 000 mujeres.


CARACTERÍSTICAS DE LOS FALLECIDOS

Algunos estudios señalan que los grupos en los extremos de la vida presentan mayor riesgo de suicidio[5], en México se suele concentrar en edades jóvenes, ya que resalta que cuatro de cada 10 (41.3%) tenían de 15 a 29 años; así mismo, llama la atención que 3.7% tenían de 10 a 14 años de edad.

Al observar la edad según el sexo del fallecido, destaca que las mujeres se concentran más en edades jóvenes que los hombres, ya que seis de cada 10 fallecidas por lesiones autoinfligidas (57.4%) eran menores de 30 años, situación que presentaron 42.0% de los hombres. En particular destaca la diferencia que existe entre hombres y mujeres que tenían de 15 a 19 años, pues del total de mujeres fallecidas, 21.8% estuvo dentro de este grupo de edad, en tanto que, en los hombres, 11.4% presentó tal característica.

La mayor parte tanto de hombres como de mujeres fallecidos(as) por lesiones autoinfligidas, se concentraron en el nivel básico de educación, 65.8% de ellos y 57.6% de ellas; las mujeres tuvieron un mayor porcentaje en niveles medio superior y superior (24.7 y 10.3%, respectivamente), en comparación a los hombres, que 17.1 y 6.7% se encontraban en dichos niveles.

Tres de cada 10 fallecidos por lesiones autoinfligidas (30.6%) no contaban con trabajo, situación que varía entre hombres y mujeres, ya que la mayoría de ellas no trabajaba (69.2%), y la mayor parte de los hombres sí lo hacía (73.4 por ciento).

 

CARACTERÍSTICAS DEL HECHO 

Las estrategias de prevención del suicidio sugieren cuidar el acceso a medios o instrumentos que las personas utilizan para autolesionarse, pues afirman que el hecho de obtenerlos fácilmente, representa un riesgo y un determinante para que se cometa el suicidio[6].

Con respecto a las características del acto suicida, ocho de cada 10 se cometieron en la vivienda particular (76.2%), y el principal método empleado fue el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación (79.3 por ciento).

 
EL SUICIDIO EN JÓVENES
 

“La adolescencia y los primeros años de la adultez son etapas que implican grandes cambios físicos y emocionales. En algunos casos, los jóvenes pueden llegar a sentir malestar emocional ante las diversas situaciones y factores estresantes que se les presentan, por ejemplo, ante los procesos normales de maduración, la infl­uencia de las hormonas sexuales y a los conflictos con los padres”[7]. 

En 2015 ocurrieron 2 599 fallecimientos por lesiones autoinfligidas de jóvenes de 15 a 29 años, lo que representa una tasa de 8.2 suicidios por cada 100 000 jóvenes de este grupo de edad (mayor a la nacional). Por sexo, las tasas de suicidio de este grupo poblacional, son de 12.6 en hombres y 3.9 en mujeres (por cada 100 000).

La tasa de suicidio en jóvenes de 15 a 29 años es mayor en Guanajuato, Chihuahua, Campeche y Aguascalientes (15.9, 15.7, 14.8 y 14.1 por cada 100 000 habitantes entre esas edades, respectivamente). En tanto que Morelos (2.8), Guerrero (3.0) y Veracruz de Ignacio de la Llave (3.6), presentan la tasa más baja.

Con esta información, el INEGI brinda indicadores para el conocimiento de la situación de las familias mexicanas en el ámbito nacional. Consulte este documento en el sitio del INEGI www.inegi.org.mx, en el apartado de Sala de Prensa:http://www3.inegi.org.mx/sistemas/saladeprensa/

Si requiere información por entidad federativa consulte nuestro sitio, acuda a los centros de información o comuníquese vía telefónica o por correo electrónico.

 

* * * * * *

REFERENCIAS

 

Borges, G. et. col. (2010). Suicidio y conductas suicidas en México: retrospectiva y situación actual. Recuperado 30 de junio de 2017, de:

http://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v52n4/v52n4a05.pdf

 

Cabra O. L. et. col. (2010). El suicidio y los factores de riesgo asociados en niños y adolescentes. Recuperado 30 de junio de 2017, de:

http://www.unisanitas.edu.co/Revista/18/suicidio.pdf

 

Consejo Nacional de Población. CONAPO (2014). Proyecciones de la población de México, 2010-2050. Recuperado el 3 de julio de 2017, de:

http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Proyecciones.

 

Gutiérrez, A. et. col. (2006). El suicidio, conceptos actuales. Recuperado 30 de junio de 2017, de: http://www.medigraphic.com/pdfs/salmen/sam-2006/sam065i.pdf

 

Instituto Nacional de Estadística y Geografía. INEGI. (2016). Estadísticas de mortalidad, 2015. México, INEGI. Recuperado el 3 de julio de 2017, de:

http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/registros/vitales/mortalidad/default.html

 

Moya, J. (2007). La conducta suicida en adolescentes, sus implicaciones en el ámbito de la justicia juvenil.   Recuperado 30 de junio de 2017, de:              

http://www.osamcat.cat/cat/Publicacions/Articles/ConductaSuicida.pdf

 

Organización Mundial de la Salud OMS (2013). Plan de acción sobre Salud mental 2013-2020. Recuperado 4 de abril de 2017, de:

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/97488/1/9789243506029_spa.pdf?ua=1

 

Organización Panamericana de la Salud. OPS, OMS (2014). Prevención del suicidio. Recuperado 4 de abril de 2017, de:

http://www.who.int/mental_health/suicide-prevention/exe_summary_spanish.pdf?ua=1

 

—— (2016). Prevención de la conducta suicida. Recuperado 3 de abril de 2017, de:

http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/31167/9789275319192-spa.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[1] INEGI. Estadísticas de mortalidad, 2015. Base de datos. Recuperado el 23 de junio de 2017, en:

http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/registros/vitales/mortalidad/default.html

[2] OMS (2017). Suicidio. Recuperado el 23 de junio de 2017, en:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs398/es/

[3] Gutiérrez, A., Contreras C., Orozco R., Rosselli C. (2006). El suicidio, conceptos actuales. Recuperado el 10 de julio de 2017, en:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=58229510

[4] Se considera el mismo año de ocurrencia (2015).

[5] Ibíd.

[6] OMS (2004). El suicidio, un problema de salud pública enorme y sin embargo prevenible, según la OMS. Recuperado el 23 de junio de 2017, en:  http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr61/es/

[7] Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (s/f)). Depresión. Hablemos. Depresión en adolescentes y jóvenes.  Recuperado el 26 de junio de 2017, en:

https://docs.wixstatic.com/ugd/b8d326_52e87c2448d646e6b9e82a810de41e7e.pdf

Comments

comments