La opinión de Hugo Figueroa Ed. 734

Entre el mito y la fe

Por Hugo Figueroa Ocampo

Leer al escritor estadunidense Irving Wallace resulta placentero. Encontrar lecturas amenas, con un lenguaje directo y sencillo y con historias narrativas del todo interesantes, llenas de suspenso, de misterio, de descripciones de la vida cotidiana y trascendental de los personajes es en verdad recomendable para aquellos lectores que busquen lecturas nuevas para pasar el rato.

La novela titulada “El milagro”, que he terminado de leer recientemente, nos lleva a recorrer entre las historias de las creencias religiosas, lo que representa el mito y la fe de los creyentes, pues los incrédulos pondrán en tela de juicio el milagro sucedido hace más de cien años(1858), en una novela escrita en 1984.

En la contraportada del libro se puede leer: “La noticia que acaba de divulgar el Vaticano conmociona a todo el mundo; según unos recientes descubrimientos, la Virgen María reaparecerá en Lourdes en fecha próxima para llevar a cabo unas curaciones milagrosas. Con este motivo se produce una afluencia en la famosa gruta de peregrinos, entre los cuales se encuentran los protagonistas de esta novela: una periodista norteamericana que vive en París y que anda en busca de un reportaje escandaloso, una dama de Estados Unidos que acude a Lourdes en agradecimiento por su curación ocurrida años atrás, un joven casi desahuciado, que abandona su tratamiento en espera de un milagro, un diplomático que se entera de que tiene una enfermedad incurable y acude de incógnito a Lourdes, un terrorista de la ETA que considera la gruta como un símbolo de la represión”.

“Entre la esperanza y el escepticismo, todo este grupo coincide en Lourdes en espera de los próximos acontecimientos. Con su habitual dominio de la narración y el suspense, Wallace nos introduce en ese mundo extraordinario en el que se mezcla la fe auténtica y la explotación comercial de las esperanzas de los enfermos y nos proporciona al mismo tiempo la más sorprendente y entretenida de sus novelas”. Así termina diciendo de manera escrita la contraportada del libro de Wallace, un escritor que nació el 19 de marzo de 1916 en Los Angeles, California, muriendo el 29 de junio de 1990. He leído de este narrador, además de la obra hoy descrita, novelas como “El caballero de los domingos” y “El todopoderoso” y está en espera “El hombre” en donde desde 1964 el narrador se imagina en este libro la llegada de un presidente negro a la Casa Blanca.

Irving Wallace también hizo guiones para cine y televisión, además de que varias de sus novelas fueron llevadas al cine. Aquí les dejo la recomendación de esta narración descriptiva de la fe y la explotación comercial que muchas veces se le da a nuestras creencias religiosas. Ameno encontrarán el lenguaje de esta novela. Irving representa un escritor leído por miles de lectores norteamericanos y en el mundo hispano. Su obra es considerada de las más importantes en la literatura estadunidense, porque además escribía artículos y cuentos en periódicos de Estaos Unidos, dejando claro que el periodismo no está exento del arte literario, y porque muchos lo consideran un generó más precisamente de la literatura. A leer se ha dicho a un gran talento del mundo estadounidense: Irving Wallace.

 

Comments

comments