10 años de huelga

El pasado 30 de julio los mineros taxqueños de la sección 17 del Sindicato Industrial trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana izaron las banderas rojinegras en las minas de Taxco.

Hace una década los mineros taxqueños colocaron las banderas rojinegras en las tres minas que explotaba el Grupo México en este municipio, en demanda de mejores condiciones de seguridad e higiene, revisión del contrato colectivo de trabajo y respeto a la autonomía sindical.

Roberto Hernández Mojica, dirigente del SNTMMSRM, señaló que el conflicto es con la empresa Grupo México que dirige Germán Larrea y el Sindicato Nacional de Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM), quien ha dejado transcurrir 10 años en los cuales ninguna autoridad federal, estatal o municipal ha intervenido para solucionar sus demandas las cuales afectan cientos de familias.

“A 10 años del estallamiento de la huelga no hemos tenido respuestas favorables por parte de la empresa ni de las autoridades gubernamentales federales ni estatales, por lo que continuaremos con la lucha”, afirmó el dirigente sindical.

Indudablemente las huelgas de Cananea de Sonora, Taxco de Guerrero y Sombrerete de Zacatecas son las más trascendentes en lo que va del siglo XXI, un siglo tan neoliberal y anti-obrero como sus gobiernos y patrones. Porque son las huelgas que más han resistido luchando y sin bajar la guardia en 10 años. Ninguna huelga de las que se tiene memoria de este siglo y el pasado, ha durado tanto con la mayoría de sus miembros activos en 10 años, en México y en el mundo. Es cierto, han existido algunas huelgas largas, pero no con tanto vigor y tal resistencia como éstas.

Las tres huelgas mineras han recibido una enorme cantidad de ataques del oligárquico Grupo México apoyado por los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, que los mineros resistieron y aún han ganado, como parte del Sindicato Minero. Así ocurrió con las declaraciones de inexistencia de las tres huelgas de la Junta Federal en 2007 y 2008, cuando el Sindicato varias veces ganó los amparos y obligó al gobierno panista de Calderón a reconocer existentes y legales las huelgas.

En la huelga de Taxco dos veces la empresa intentó terminar con las relaciones de trabajo colectivas durante la huelga, por un supuesto agotamiento de las minas, que eran tan falsos que el propio Germán Larrea lo negó en sus informes anuales ante la Bolsa Mexicana de Valores de 2007 y 2010, por lo cual perdió los dos juicios en la Junta Federal. No obstante, la empresa promovió otro recurso -a través de un grupo de trabajadores- para dar por terminada la relación de trabajo colectiva, por negarse el Sindicato a la imputabilidad de la huelga, mismo que perdió la empresa ante el recurso de revisión del Sindicato, en la resolución definitiva emitida por la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el 26 de abril de 2017.

 

Comments

comments