La opinión de Hugo Figueroa Ed. 714

GUERRERO Y LA IZQUIERDA

Hugo Figueroa Ocampo

Hay un PRD muy consolidado en Guerrero, de eso no cabe duda. En mi grupo político  como expresión interna a nivel nacional, que lleva por nombre Poder Campesino y Popular (PCP), liderado por el actual diputado Sebastián de la Rosa Peláez, me he dado cuenta durante estos últimos años que cuenta con una sólida base social en casi toda nuestra entidad guerrerense. Y de igual manera lo he observado en otras expresiones dentro del sol azteca. Guerrero se ha caracterizado por ser un estado en donde las ideas de tipo liberal han predominado a lo largo de la historia. Los movimientos guerrilleros el siglo pasado tuvieron relevancia a nivel nacional y hasta internacional, y la presencia de la izquierda en las últimas décadas es en demasía muy significativa a nivel país. Tan es así que actualmente pudiéramos decir que Guerrero sigue siendo el estado más perredista de la República.

Los grupos políticos al interior del partido se mueven ya desde ahora para buscar posicionarse rumbo a las elecciones generales del año 2018. Eso es natural y es parte de la democracia interna y externa que nos otorgan las leyes y reglamentos establecidos. Sin embargo, los actuales aspirantes a la presidencia de la República deben tratar con excepción al estado de Guerrero por lo que representa históricamente. Sea Mancera o Aureoles los que busquen establecer alianzas con los grupos políticos internos del PRD en Guerrero, éstos deben tratar con sumo cuidado y tacto político esas negociaciones político electorales. Y más aún si externos como Obrador lo quieren hacer, porque no deben olvidar que esos grupos políticos cuentan en verdad, en los hechos con una gran base social que los respalda.

En Guerrero no se puede negar que la izquierda mayoritaria tenga su militancia en el PRD, y que actualmente hayan comenzado ya internamente las alianzas y des alianzas rumbo al 2018, y que los líderes de esas expresiones políticas hablen de una gran coalición a nivel nacional de las izquierdas, midiendo precandidatos a todos los niveles en encuestas que nos lleven a tener a los mejores competidores y representantes de la izquierda en la administración y legislación pública, y que esos representantes populares ya electos en verdad trabajen con ideales y convicciones de izquierda para que no anden renunciando al partido como lo hicieron hace algunas semanas los dos senadores que el sol azteca llevó a esas curules en 2012.

Quizá las luchas ya no sean tan sociales como antaño por parte los dirigentes y líderes del PRD, con sus contadas excepciones, pero la izquierda guerrerense militante del sol azteca debe ser tomada muy en cuenta a nivel nacional para decidir sobre ese gran frente progresista que debe competir en 2018, porque históricamente nuestra entidad suriana ha sido la más liberal y de izquierda durante décadas. He escuchado a muchos líderes del PRD a nivel estatal que jamás aceptarían una coalición con el PAN en 2018 porque sería entregarle el capital político y social de nuestro partido a la derecha blanquiazul, esa posición motiva para entender que Guerrero es una excepción de la izquierda nacional y que la esencia ideológica y de convicciones siguen vivas. Las definiciones llegarán pronto bajo los conceptos antes señaladas, de eso no me queda la menor duda.

 

Comments

comments