Última Columna Ed- 2338

Por Francisco Pacheco Beltrán

El doble discurso del alcalde de Taxco

Por un lado dice una cosa y por el otro hace lo contrario, así se conduce el alcalde  Omar Jalil Flores Majul en un doble discurso que es cuestionado por la sociedad taxqueña.

Indignación ha causado sobre todo en redes sociales la difusión de una fotografía en donde el presidente municipal supuestamente promociona nuestra ciudad allá en el puerto de Acapulco, en los autobuses del servicio urbano.

Y la razón es porque según se menciona cada uno de esos pegotes que llevan esas unidades con la fotografía del alcalde cuesta 30 mil pesos por mes, según dicen que hay 60 unidades con esa promoción, es decir que son un millón 800 mil pesos y siguen contando que eso es por tres meses, es decir cinco millones 400 mil pesos.

El disfraz de que es una difusión del portal www.red7.mx propiedad de la coordinadora de comunicación social del gobierno taxqueño no sirve, al menos en la percepción ciudadana se observa que es una propaganda de la imagen del alcalde.

Mientras por un lado dice aplicar una política de austeridad por el otro hace derroche de recursos de manera cínica promocionando su imagen en el puerto de Acapulco.

Claro que eso no le importa al alcalde taxqueño que se queja que tiene laudos por 70 millones de pesos, mientras por el otro lado en represión despide a 20 trabajadores que quisieron afiliarse a otro sindicato.

El presidente municipal desde su toma de protesta dijo que la generación de empleo era una de sus prioridades, ni siquiera el empleo de sus funcionarios fue para taxqueños, hay muchos de afuera que cobran salarios ostentosos, mientras a otros los ha despedido o les ha negado la oportunidad de servir.

La molestia ciudadana es porque mientras  la ciudadanía carece de agua en sus hogares, debido principalmente a la falta de inversión en materia de infraestructura hidráulica, el pésimo servicio de limpia en la ciudad y la inseguridad que prevalece en l ciudad, por el otro lado el alcalde taxqueño se mofa de la sociedad que gobierna con sus excesos.

En el culto al ego personal que tiene el primer edil del municipio va implícita la calificación de su gobierno que ha mantenido una política de abusos permanentes que tarde o temprano le van a estallar, debido precisamente a su nula sensibilidad social.

La sociedad está cansada de los gobiernos, de los partidos políticos y de los propios funcionarios que cuando llegan al poder les cae el mal de la amnesia y dejan de recordar aquellas promesas que hacían en campaña cuando buscaban el voto.

Mientras la gente no sea afectada en sus bolsillos, los gobernantes pueden respirar tranquilos, pero si le pega  en los bolsillos, entonces hay reacciones y sobre todo malestar.

En el gobierno le llaman eficientar la recaudación, meter más ingresos, del otro lado se lama abuso, pagar más por pésimos servicios es una verdadera aberración y más aún que no haya ninguna rendición de cuentas hacia la sociedad.

Polilla… Que ayer se suspendió la sesión en el Congreso local por falta de diputados… Que el accidente de Pemex en Veracruz por fallas en la seguridad… Hasta mañana.

Comments

comments