De Frente

Por:  Miguel Ángel Mata Mata

Estado ¿Comunitario? 

Un concepto de Estado implica una forma de organización social, económica, política soberana y coercitiva, formada por un conjunto de instituciones involuntarias que tiene el poder de regular la vida nacional en un territorio determinado.

Otra definición es el conjunto de instituciones que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una sociedad, teniendo soberanía interna y externa sobre un territorio determinado.

Max Weber define al Estado moderno como una “asociación de dominación con carácter institucional que ha tratado, con éxito, de monopolizar dentro de un territorio la violencia física legítima como medio de dominación y que, a este fin, ha reunido todos los medios materiales en manos de su dirigente y ha expropiado a todos los funcionarios estamentales que antes disponían de ellos por derecho propio, sustituyéndolos con sus propias jerarquías supremas”.

Por ello se hallan dentro del Estado instituciones tales como las fuerzas armadas, la administración pública, los tribunales y la policía, asumiendo pues el Estado las funciones de defensa, gobernación, justicia, seguridad y otras.

La considerada como la definición más clásica de Estado fue la citada por el jurista alemán Hermann Heller que lo define como una “unidad de dominación, independiente en lo exterior e interior, que actúa de modo continuo, con medios de poder propios, y claramente delimitado en lo personal y territorial”.

Como evolución del concepto se ha desarrollado el “Estado de Derecho” por el que se incluyen dentro de la organización estatal aquellas resultantes del imperio de la ley y la división de poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) y otras funciones más sutiles, pero propias del Estado, como la emisión de moneda propia.

 COSTA CHICA

¿Existen organización social, económica, política soberana y coercitiva en Ayutla, Tecoanapa u Olinalá, Guerrero?  ¿Existe un conjunto de instituciones que poseen la autoridad y potestad para establecer las normas que regulan una sociedad? ¿Existe una asociación de dominación con carácter institucional que ha tratado, con éxito, de monopolizar dentro de un territorio la violencia física legítima como medio de dominación? ¿Existe la unidad de dominación que actúa de modo continuo con medios de poder propios?

La respuesta es afirmativa a las cuatro interrogantes anteriores. Tecoanapa, Ayutla u  Olinalá, donde apareció la llamada Policía Comunitaria y ha llevado acciones en contra de extorsionadores, secuestradores y en general del contra el crimen organizado, no representan un estamento especial ni se han constituido en un Estado independiente al Estado de Guerrero ni al Estado Mexicano.

Guerrero, que firmó el pacto federal,  puede ser considerado como un Estado y no se opone al Estado Mexicano por ese hecho. Cuenta con instituciones como los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Tiene bajo su mando fuerzas armadas como puede ser la Policía Estatal o las Policías Municipales. Incluso la Policía Ministerial puede ser considerada como parte del monopolio de la violencia con que cuenta el Estado de Guerrero.

Nuestra entidad no nada mas es uno de los 32 territorios que dan legitimidad a los Estados     Unidos Mexicanos. Cuenta, como se mencionó arriba, con instituciones, con fuerzas  armadas, con un territorio y tiene dominación. Es un estado, pues.

 Los encapuchados que han aprehendido a casi media centena de presuntos miembros del crimen organizado no encajan en las definiciones teóricas ni reales del Estado, ni forman parte de las instituciones armadas de Guerrero. Ellos se oponen al Estado mismo. Al tomar las armas para ejecutar acciones que corresponden a las fuerzas armadas que dependen del  dentro de otro, pueden ser considerados hostiles o, inclusive, enemigos.

El Jefe del Estado Mexicano fue electo hace apenas unas semanas. Se llama Enrique Peña Nieto, aunque pudo llamarse Josefina Vásquez Mota o Andrés Manuel López Obrador. El nombre o partido de origen es lo de menos. Ese personaje llamado Presidente encarna al Estado Mexicano, incluido el monopolio de la violencia.

¿Se imaginan al señor Peña Nieto dando un reconocimiento a las policías comunitarias, por muy justa y noble que sea su accionar? Ello implicaría la claudicación.

En Guerrero pasaría lo mismo. El Jefe de Estado es el gobernador. Llámese Ángel Aguirre o se llamase Manuel  Añorve o Marcos Efrén Parra Gómez. El voto de las mayorías es la soberanía popular que le da investidura como jefe de las instituciones, incluidas las que portan armas, al Gobernador del Estado Libre y Soberano de Guerrero. Ángel Aguirre Rivero es la encarnación del Estado en nuestro territorio.

Reconocer a los encapuchados que han instalado retenes implica el desconocimiento y degradar a las propias instituciones con armas. Ese actuar implica claudicar al Pacto Federal, al Estado mismo y traicionar a los miles y miles de ciudadanos que decidieron de manera pacífica depositar en manos del titular del ejecutivo el monopolio de la violencia.

 El Estado es uno. No dos o tres. Es uno.

TRASCENDIÓ

QUE son muchos los dirigentes y militantes del PRD que ayudaron al triunfo de la elección de gobernador en Guerrero que, a varios meses del triunfo, aun hacen fila esperanzadora ante la oficina de Don Ernesto Aguirre, quien aun les ofrece  promesas de tener un mejor estilo de vida y ayudar a gobernar con los ideales de izquierda.

QUE muchos, sin embargo, ya dudan de las promesas al enterarse que muchos de los que han sido integrados a la nómina tienen la obligación de pagar la mitad de su quincena, “y lo         que deje cada una de las dependencias”,  al padrino que le colocó en la administración pública. ¿Sabrá Don Ernesto de estas corruptelas? De saberlo ya lo habría corregido.

QUE esa anomalía ha provocado otro fenómeno: a muchos de los perredistas que ganaron en sus distritos, que tienen control electoral y de masas, pero que siguen en la fila de la esperanza, están en la lista de los priístas para que les ayuden en el trabajo electoral que será usado dentro de dos años y medio. ¿Pues a quiénes tienen a la vuelta y vuelta por no querer mocharse con la mitad de salario “y lo que de ahí salga”?

 

Comments

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*